miércoles, 30 de septiembre de 2015

Planificación semanal


PLANIFICACIÓN SEMANAL






La planificación y el saber organizarse es la clave de cualquier éxito. Siempre lo he tenido claro, pero ahora que tengo que compaginar el papel de madre, trabajo, familia, hogar, personal... (y no sigo porque me invade la ansiedad solo de pensarlo), creo que el saber organizarse es el 50% del camino.

Sin ir mas lejos, ayer hablaba con una alguien, que tiene 3 hijos, trabaja en empresa propia, tiene un perro, corre maratones y además se ha apuntado a clases de francés. Mi pregunta, y supongo que la de cualquiera al leerlo, es: ¿Cómo se hace? Precisamente a esto es a lo que me refiero con la clave del éxito; la organización es esa clave. ¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a que tengan éxito en este sentido sin convertirse en adictos de los ansiolíticos? Quizá el truco esté en empezar por nosotros mismos para servirles de modelos y poder así inculcar el gran valor de esta estrategia desde pequeños. ¿Qué tal si lo intentamos?

Para empezar aquí os dejo un cuadro de organización semanal muy sencillo que sirve para pequeños y adultos. El hacerlo en familia puede facilitar mucho la tarea. Cada miembro en edad de tenerlo debe disponer de su propio cuadro, pero el completarlo en equipo ayuda a establecer el hábito.


PLANIFICACIÓN SEMANAL


LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
Entregas de trabajos o exámenes














Tareas a realizar prioritarias
















Tareas que puedo adelantar



















martes, 8 de septiembre de 2015

La vuelta a la rutina






La vuelta a la rutina tras las vacaciones familiares y el largo parón escolar, pueden suponer un reto importante para toda la familia. Recuperar los horarios, el ritmo que estos horarios imponen en la vida cotidiana, y volver a retomar los hábitos ya establecidos y otros aún por establecer, hacen que en muchas ocasiones septiembre suponga una dura cuesta arriba.

No es difícil entender, que muchos padres esperen con ansia la fecha de comienzo al colegio, para poder recuperar la normalidad, y establecer cierto orden en el día a día de los pequeños y los no tan pequeños. Sin embargo es un momento en el que el encaje de las fichas de puzzle se hace evidente una vez mas: extra escolares, recogida de los niños, deberes, hábitos de sueño, de alimentación...

El periodo de adaptación por tanto, que tan de moda está por otro lado, no es exclusivo de los pequeños, sino que se extiende a toda la familia.

Tener en cuenta algunos aspectos hará que vivas estos días de manera más relajada:

1. El ritmo biológico de tus hijos no se modifica de la noche a la mañana. Piensa en la sensación que sueles tener cuando te reincorporas a tu rutina habitual tras unas vacaciones, y te resultará más fácil entender el comportamiento de tu hijo en este momento.

2. El ritmo mas relajado que se suele tener durante las vacaciones, se irá modificando poco a poco, por lo que ten en cuenta la necesidad de emplear más tiempo a las rutinas habituales durante los primeros días. Evita salir corriendo y discutiendo de casa por el tiempo. Es preferible despertarlos unos minutos antes para poder dedicar mas tiempo a esos hábitos matutinos.

3. Anticípales lo que vais a hacer a lo largo del día, una vez salgan del colegio. En ocasiones, algunos colegios comienzan con un horario mas reducido, hecho que permite hacer algún plan al aire libre y disfrutando de la luz del día. Este aspecto les ayuda a asimilar mejor el tiempo que otra vez deben dedicar en el colegio.

4. Intenta elegir las actividades extra escolares teniendo en cuenta los gustos, las necesidades y el disfrute del niños. Evita cargarlos en exceso porque el curso es muy largo y necesitan disponer de tiempo libre.

5. Cuando los niños son mayores, establece un plan de estudio y deberes para cada día, teniendo en cuenta las circunstancias individuales. Establece el tiempo, horario y lugar en el que van a realizar los deberes y trabajos diarios.

6. Concreta unas normas para el uso de ordenadores, móviles, tabletas... El hacerlo desde el principio te facilitará las cosas.

7. Cuando hablamos de adolescentes, dedica un tiempo con tu hijo para hacerle reflexionar sobre los objetivos que tanto él como vosotros como padres, os marcáis para este curso. Resulta útil escribirlos en un papel. A su vez es necesario concretar cómo conseguir los objetivos marcados, y facilitar los recursos necesarios para ello.

En cualquier caso es importante transmitir ilusión por el comienzo de una nueva etapa y acompañarles en esa adaptación.