martes, 29 de enero de 2013

ALTAS CAPACIDADES

Albert Einstein


 
Según los datos del Ministerio de Educación, aproximadamente entre un 2 y un 5 por ciento de los alumnos presenta una alta capacidad intelectual. Sabemos, que los niños con altas capacidades, aprenden de forma diferente, pero los estereotipos, los miedos, y fundamentalmente el desconocimiento que existe sobre el tema, impiden en muchas ocasiones, identificar a estos alumnos, con el fin de ofrecerles una metodología adecuada a su ritmo de aprendizaje.

Una de las características de estos alumnos, es su excelente potencial de aprendizaje, que les permite asimilar los contenidos de forma diferente y establecer conexiones más rápidamente. Sin embargo, este potencial del que ya disponen, debe ser canalizado, con el objeto de sacarle el máximo provecho posible, y es aquí, donde la falta de formación de los educadores se hace patente, y hace que muchos niños desperdicien su talento.

La información y formación sobre cómo aprenden los niños con altas capacidades, nos acercará al manejo de la creatividad, la lógica, la reflexión... a la hora de enseñarles. Esta postura sin duda, no sólo beneficiará a los niños con altas capacidades, sino que también resultará positiva para el resto del alumnado.

Hoy en día nadie pone en duda la existencia de ciertas dificultades en el aprendizaje, que hacen que se deban emplear diferentes técnicas metodológicas y educativas, en función de las características del niño. Pues bien, si bien es cierto que los alumnos con altas capacidades no presentan dificultades a nivel de aprendizaje, también se hace necesario cierta adaptación en la forma de enseñar, puesto que no aprenden ni al mismo ritmo, ni del mismo modo que sus compañeros.

¿Qué características se observan en los niños que poseen alta capacidad intelectual?

  • Aprenden más rápido que el resto de los niños de su edad, por lo que es habitual que se aburran en clase, bajando incluso en su rendimiento escolar.
  • Suelen ser niños y adolescentes muy sensibles, dada su gran capacidad de reflexión, así como la percepción de que hay algo diferente en ellos, y que muchas veces no logran entender, ni ellos ni sus compañeros.
  • Necesitarán sentirse comprendidos no solo por sus padres, si no también por sus profesores, por lo que el emplear técnicas que se ajusten a su forma de aprender, les hará sentirse más seguros y motivados.
  • Necesitan trabajar el esfuerzo y los hábitos. Es habitual que los niños que presentan altas capacidades, no deban esforzarse al mismo nivel que el resto de sus compañeros, por lo que no desarrollan hábitos de trabajo. La adaptación del tipo de trabajo y de la metodología a este tipo de alumnado, favorecerá que aprendan ciertos hábitos como el resto de sus compañeros. Se puede trabajar sobre el mismo tema, planteando actividades diferentes para su desarrollo, que se adapten mejor a su tipo de aprendizaje.
  • Los niños con alta capacidad están preparados para afrontar el mismo aprendizaje que sus compañeros pero de manera diferente. El tipo de tarea debe ser de un nivel de complejidad superior, con el objeto de no caer en la desmotivación.
  • La desmotivación que estos alumnos adquieren hace que en ocasiones, parezcan alumnos con un déficit atencional, que enmascara una alta capacidad intelectual.

La Ley Orgánica 2/2006 (LOE), obliga a las Administraciones educativas a ofrecer procedimientos y recursos para identificar y atender al alumnado con altas capacidades. No podemos olvidar que el hecho de poseer talento, implica la necesidad de desarrollarlo.



Autor de la fotografía: Ferdinand Schmutzer
Fuente: http://www.bhm.ch/de/news04a.cfm?bid=4&jahr=2006
wikimedia Commons/Public Domain.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada