domingo, 27 de mayo de 2012

TÉCNICAS DE ESTUDIO II



Tal y como comentamos en la entrada anterior, una buena planificación del estudio requiere una identificación por parte del alumno, una autoevaluación de hábitos, analizar las características del lugar que se emplea para el estudio, aprender a elaborar programas de trabajo semanales, y por último incidir en el aprendizaje de un buen método de estudio.

¿Qué es un método de estudio?

Un método es una serie de actuaciones ordenadas, que se llevan a cabo para conseguir un resultado. Es un camino ordenado, un plan definido, que nos permite lograr los objetivos propuestos.

Cuando nuestro objetivo, es aprender a estudiar mejor, resulta necesario seguir una serie de fases, que ayudarán al alumno a conseguir sus objetivos:


  1. Prelectura: Se trata de llevar a cabo una ojeada inicial al texto para hacerse una idea general de lo que trata. Sería el primer paso de acercamiento. La prelectura, es mucho más efectiva cuando el alumno puede hacerla el día anterior a la explicación del profesor, aumentando así su interés por el tema y la comprensión de la clase.
  2. Lectura comprensiva: Es la lectura que se realiza detenidamente y dedicando una especial atención a cada una de las palabras que componen el texto, y por tanto a la comprensión del mismo. En este punto el alumno debe apuntar los términos que no entienda para poder revisar su significado.
  3. Las anotaciones al margen: Mediante estas anotaciones, el alumno apunta la idea principal de cada uno de los párrafos que componen el texto o del apartado analizado. Este punto debe ser trabajado especialmente, ya que en algunas ocasiones al alumno le resultará fácil detectar la idea fundamental, y sin embargo en otras ocasiones, deberá deducirla.
  4. El subrayado: El subrayado debe ser la respuesta en el texto a las notas al margen efectuadas previamente.
  5. El esquema: Consiste en expresar gráficamente y correctamente jerarquizadas las ideas más importantes del texto para facilitar el aprendizaje del mismo. Existen diferentes tipos de esquema, que cada alumno debe conocer para elegir aquel que mejor se adapte a sus necesidades.
  6. El resumen: Se trata de desarrolar el esquema realizado, haciendo énfasis en las ideas fundamentales anotadas al margen. Este paso permite trabajar la expresión escrita antes del examen.
  7. Memorizar: Durante todo el proceso anterior, el alumno habrá memorizado el concepto del tema a estudiar. Sin embargo, de cara a un examen, el estudio debe ampliarse ofreciendo especial atención a la forma de expresar dicho concepto, para lo cual necesita un mayor tiempo de trabajo sobre el esquema y el resumen realizado.

A continuación os ofrezco un ejemplo de registro para la planificación del estudio semanal, así como el tiempo dedicado al mismo:









Lunes


Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
Asignatura a trabajar







Tarea a realizar:
prelectura
lectura
anotación
subrayado
esquema
resumen
memorizar









Tiempo empleado












Tareas pendientes











No hay comentarios:

Publicar un comentario